españoles en argentina - querella querella argentina
INICIO -> Artículos -> Señores Jueces NUNCA MÁS

12.05.2017 Artículos

Señores Jueces NUNCA MÁS

La Agrupación García Lorca acompañó como siempre a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo en la multitudinaria convocatoria del conjunto de los organismos de derechos humanos bajo el lema ``Señores jueces, nunca más, ningún genocida suelto`` en repudio al fallo de la Suprema Corte de Justicia que otorgó el beneficio del 2x1 a los represores de la última dictadura.

Señores Jueces NUNCA MÁS querella argentina



La Plaza de Mayo se fue llenando desde temprano y con las últimas luces de la tarde ya era imposible acceder a la misma por ninguna calle de acceso, bloqueadas por la enorme cantidad de personas. La Lorca estaba apostada en Av de Mayo y Perú, en la mítica esquina del Bar London, desde donde Julio Cortázar miraba con agrado al pueblo que marchaba, una vez más, para pedir justicia.

La consigna era llevar un pañuelo blanco al cuello. Fueron repartidos 30.000 pañuelos donados por una textil y también los confeccionados por la Defensoría de Pueblo pero el número quedaba corto. Se estima que hubo 500.000 personas por lo tanto todo servía: una remera cortada, un pañuelo de seda, un pedazo de tela, pañuelos hechos con friselina... Lo importante era llevar el símbolo característico de la lucha de las Madres y Abuelas, hacerlo suyo por un día y en ese gesto homenajearlas.

Cuando la canción sobre la memoria de León Gieco comenzó a escucharse, la multitud se dio cuenta que comenzaba el acto. El escenario no se veía, solo era una luz azul y lejana al final de la avenida, con la Casa Rosada de fondo. En un momento, el aire nos trajo la voz de la entrañable Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Contó que cuando les propusieron que todos concurrieran con pañuelos se dijo "por que nó?" y aceptaron la propuesta. Y ahora "estamos todos juntos con ese pañuelo blanco que es lucha y que no afloja?. ?Los organismos de derechos humanos decimos nunca más a la impunidad. Nunca más privilegios para los criminales de lesa humanidad. Nunca más terrorismo de Estado. Nunca más genocidas sueltos. Nunca más el silencio" sostuvo Taty.

Con cada ovación se agitaban los pañuelos por encima las cabezas, como miles de palomas queriendo levantar vuelo. La imagen era impresionante. La segunda en hablar fue Nora Cortiñas quien pidió "por los niños que fueron entregados a familias desconocidas, por los que fueron arrojados vivos al mar: ¡queremos justicia!?. Varias veces fue repetida la consigna y seguida por todos los presentes. ?Estoy muy excitada, como verán?, bromeó pero en seguida volvió a ponerse seria: ?Hasta hace una semana era indiscutible que esta ley no regía para los delitos de lesa humanidad que no son delitos comunes, no prescriben y no son amnistiables" y agregó ?Los genocidas, a 41 años del golpe, siguen sin confesar el destino de nuestros hijos e hijas?.

Lita Boitano, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, siguió en el orden. "Las víctimas del terrorismo de Estado debimos esperar muchos años la respuesta del Poder Judicial. Este fallo es un indulto a la historia? y advirtió "Esto no sólo es riesgoso para nuestros nietos, sino para toda la sociedad?. Durante los discursos, varias veces y espontáneamente, surgía el canto más habitual en las marchas de Madres y Abuelas, la que avisa que "a dónde vayan los iremos a buscar", bien premonitorio de los futuros escraches con los que tendrán que lidiar los genocidas si son dejados en libertad.

La última oradora fue Estela Carlotto, Presidenta de Abuelas: "necesitamos que los representantes de los tres poderes escuchen el reclamo de esta Plaza y hagan las gestiones para dar vuelta este fallo antidemocrático y pro dictadura?. ?Los organismos de derechos humanos no estamos solos." prosiguió. "Acá está el pueblo: un pueblo más sabio para resistir los embates que nos retrotraen a un pasado siniestro?. ?Que la corporación judicial nos escuche, porque no claudicaremos en nuestro reclamo nacional e internacional en la defensa de los derechos conquistados. ¡Levanten los pañuelos! ¡Por los 30 mil desaparecidos!?. Miles de brazos se alzaron entonces con los pañuelos blancos. Miles de gargantas se unieron en un solo grito. 30.000 compañeros desaparecidos presentes. Ahora. Y Siempre.

MTR

RECIBÍ NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO : ENVIAR