españoles en argentina - querella querella argentina
INICIO -> Artículos -> Murió la Madre de Plaza de Mayo Elvira Santoro de Colella

31.05.2017 Artículos

Murió la Madre de Plaza de Mayo Elvira Santoro de Colella

Falleció luego de dedicar largos años de su vida a la búsqueda -hasta el momento de su muerte infructuosa- de su hijo, quien fue secuestrado y desaparecido en un Destacamento militar en la ciudad de Esquel.

Murió la Madre de Plaza de Mayo Elvira Santoro de Colella querella argentina

La Madre de Plaza de Mayo Elvira Santoro de Colella falleció en las últimas horas. Nació en Mar del Plata en 1925 en una casa en Avenida Independencia entre Colón y Brown. Fue la sexta de 7 hijos que tuvo Doña Justina Maurat, argentina nacida en Guamini, casada con don Miguel Ángel Santoro. Con consecuencia del parto de su séptimo hijo, Justina fallece, Elvira tenía 2 años, su padre un tiempo después se casaría con Hilaria, española, y tendría dos hijas más.

Hilaria se convertiría así en la madre de 9 hijos de Don Miguel, quien había llegado a los 14 años desde Italia a EE.UU. como polizón buscando a su padre y ante las dificultades idiomáticas decidió proseguir a la Argentina, oficiando de peluquero de la tripulación del buque que lo traería hasta Buenos Aires. Instalado en Mar del Plata tendría durante años se peluquería en la Rambla, primero en la de madera y luego en la francesa. Su trabajo estaría siempre compartido con su condición de miembro de la masonería local, su militancia socialista, y gremial, fundando así el sindicato de peluqueros de Mar del Plata.

Cacha, así la llamaban sus hermanos, se casó en 1946 con Donato Alberto Colella, nacido en la ciudad de Balcarce, quinto hijo de los nueve que tuvieron Nicolás Colella y Maria Di fino. Con el Cacha tuvo 4 hijos, Norma, Mabel, Graciela y Eduardo.

La familia que formaron estaba sostenida por el cuidado maternal de Cacha y el trabajo de Alberto, quien con su camión transportaba arena para la construcción. La educación de los hijos, era un objetivo para el que nos e escatimaron esfuerzos.

Eduardo, el benjamín, eligió estudiar en el Colegio Industrial, en el que haría su Carrera de Maestro Mayor de Obras. Su pasión por el básquet (era jugador del equipo del Club Peñarol) no le impidió, como a muchos de sus compañeros, militar en la UES y formar parte del Centro de Estudiantes de su Colegio y desde ahí pelear por la obtención del boleto estudiantil.

Terminados sus estudios fue incorporado al servicio militar, siendo su destino el Destacamento de Exploración de Caballería de Montaña 181 en la ciudad de Esquel. En ese lugar, como dragoneante, tomó a su cargo las refacciones del Cuartel y allí mismo fue secuestrado y desaparecido.

Ocurrió el 12 de noviembre de 1976. El jefe del cuartel era el Teniente Coronel Fernando Eugenio Chercoles. Los conscriptos compañeros de Eduardo aseguraron el joven había sido trasladado encapuchado y esposado del aeropuerto de Esquel a un sitio no revelado que podría haber sido Bahía Blanca.

?La esquizofrenia y la mentira sostenida por los secuestradores llegó a su máximo exponente?, según relata José Luis D?Andrea Mohr en su libro ?El escuadrón perdido? cuando ?después de días de búsqueda angustiosa, el 15 de febrero de 1977, llegó una carta de Chercoles destinada a los padres de Eduardo. Militante, tanto en el ámbito barrial (Juventud Peronista) como en la escuela secundaria industrial de su ciudad de origen (Escuela Técnica Nº 1 ?Manuel Belgrano?), donde era parte de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES).

En la documentación, se informaba que el soldado Colella había recibido en Bahía Blanca la orden de reitengrarse a su unidad en Esquel ?libre de culpa y cargo?, pero como el joven no se había presentado en la unidad ?se habían iniciado actuaciones por deserción?. Increíblemente, Chercoles solicitaba a los padres del ?desertor? que influyesen sobre el muchacho para que regresase al cuartel. Eduardo Alberto Colella jamás apareció.

A partir de allí, la vida de la familia quedaría afectada para siempre. Como en muchos otros casos, Cacha fue la que unida a otras mujeres integró Madres de Plaza de Mayo, para pelear por la aparición con vida de su hijo, nacido en Mar del Plata el 29 de noviembre de 1955.

Fuente: 0223

RECIBÍ NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO : ENVIAR