españoles en argentina - querella querella argentina
INICIO -> Artículos -> Los gobiernos de González, Aznar y Rajoy legalizaron fundaciones ultraderechistas

13.08.2017 Artículos

Los gobiernos de González, Aznar y Rajoy legalizaron fundaciones ultraderechistas

Las entidades que reivindican a José Antonio Primo de Rivera y Blas Piñar figuran a día de hoy en el registro del Ministerio de Cultura, donde fueron aceptadas sin inconvenientes. Lo mismo ocurrió con la entidad que glorifica a los soldados españoles que pelearon junto a los nazis en la Unión Soviética.

Los gobiernos de González, Aznar y Rajoy legalizaron fundaciones ultraderechistas querella argentina

La Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), creada en 1977 y sobre la que hoy pesan pedidos de ilegalización por sus posiciones antidemocráticas, no es la única de su especie. Casi 42 años después de la muerte del dictador, en España aún existen otras tres entidades oficialmente reconocidas que también defienden postulados ultraderechistas.

Todas ellas funcionan de manera completamente legal, recaudan donaciones y gozan del visto bueno de la administración pública. Nada de esto hubiese sido posible sin el apoyo de los tres gobiernos que autorizaron sus registros: en orden cronológico, fueron los Ejecutivos liderados por Felipe González, José María Aznar y Mariano Rajoy quienes aprobaron sus inscripciones.

Lo que usted acaba de leer no causará ninguna sorpresa en el número 66 de la calle Antonio Cano de Madrid. Allí está el único museo de España que reivindica la memoria de los soldados que fueron a combatir junto a los nazis a la Unión Soviética. Sus vitrinas con banderas franquistas y muñecos con simbología nazi están a cargo de la Fundación División Azul, una organización registrada legalmente el 22 de febrero de 1991, bajo el gobierno de Felipe González.

A cambio de cinco euros, el “socio por un día” –denominación que reciben los visitantes- puede dar un paseo entre la parafernalia guerrerista que adorna sus habitaciones. En cualquier caso, sus objetivos van más allá de lo meramente museístico: según consta en su registro de inscripción, entre sus objetivos figura la “promoción de todo tipo de actividades culturales (conferencias, exposiciones, concursos, viajes, archivos, etc) que contribuyan a difundir la Historia de la División Azul y de otras unidades de voluntarios afines”.

A día de hoy, la Fundación División Azul cuenta con unos 300 socios. “No tenemos ninguna orientación política. De hecho, tenemos totalmente prohibida cualquier ostentación o exaltación que pudiera incurrir en delito”, aseguró a Público el responsable de esta organización, Alfonso Ruiz de Castro. A su juicio, la Ley de Memoria Histórica no va con ellos, por lo que rechaza que les comparen con la Fundación Nacional Francisco Franco. “No hacemos ninguna exaltación de Hitler, ni de las fuerzas hitlerianas, ni de nada: lo nuestro es la historia”, reitera.

El museo a su cargo recibe una media de cuarenta visitantes al mes. Menos de 500 al año. “Estamos dentro de un tour de una empresa americana, por lo que formamos parte de un recorrido por diferentes museos militares de Madrid”, explica Ruiz de Castro, quien reivindica que en sus escaparates no sólo hay muñecos de estética nazi. “Tenemos una zona dedicada a la guerra civil en la que están los dos bandos, tanto los nacionales como los republicanos, así como un espacio para los españoles que combatieron en el Ejército Rojo y otro para los prisioneros, tanto civiles como militares, que acabaron en los gulags de Rusia”, asegura.

Los fans de José Antonio Primo de Rivera también tienen una fundación tan legal como la que homenajea a Francisco Franco. En el caso del jefe falangista, sus devotos consiguieron inscribirse en el Registro Nacional de Fundaciones –a cargo del Ministerio de Cultura- el 26 de noviembre de 1996, cuando España ya tenía a José María Aznar como presidente.

Precisamente, fue su gobierno el que aceptó la inscripción de la entidad falangista, creada –según puede leerse en sus estatutos- para promover el “estudio, desarrollo y extensión de la figura histórica, política y personal de José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia y su entorno histórico y socio-cultural, así como actualizar su pensamiento en relación con la situación socio-política, económica y cultural actual y futura”.


231
publicidad
MEDIA: 4.50VOTOS: 8COMENTARIOS: 231 EMAIL IMPRIMIR A+a-
Banderas franquistas y muñecos con simbología nazi de la Fundación División Azul, una organización registrada bajo el gobierno de Felipe González.
Banderas franquistas y muñecos con simbología nazi de la Fundación División Azul, una organización registrada bajo el gobierno de Felipe González.
MÁS INFORMACIÓN
La Fundación Franco advierte de que gestionará las visitas al Pazo de Meirás para hacer apología de la dictadura
Las víctimas de la dictadura piden en el Congreso que se ilegalice la Fundación Franco
Entidades por la Memoria, Diputación y ayuntamientos piden la vuelta al patrimonio público del Pazo de Meirás
BILBAO 12/08/2017 17:14 Actualizado: 12/08/2017 17:14 DANILO ALBIN @danialri
La Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), creada en 1977 y sobre la que hoy pesan pedidos de ilegalización por sus posiciones antidemocráticas, no es la única de su especie. Casi 42 años después de la muerte del dictador, en España aún existen otras tres entidades oficialmente reconocidas que también defienden postulados ultraderechistas.

Todas ellas funcionan de manera completamente legal, recaudan donaciones y gozan del visto bueno de la administración pública. Nada de esto hubiese sido posible sin el apoyo de los tres gobiernos que autorizaron sus registros: en orden cronológico, fueron los Ejecutivos liderados por Felipe González, José María Aznar y Mariano Rajoy quienes aprobaron sus inscripciones.

Lo que usted acaba de leer no causará ninguna sorpresa en el número 66 de la calle Antonio Cano de Madrid. Allí está el único museo de España que reivindica la memoria de los soldados que fueron a combatir junto a los nazis a la Unión Soviética. Sus vitrinas con banderas franquistas y muñecos con simbología nazi están a cargo de la Fundación División Azul, una organización registrada legalmente el 22 de febrero de 1991, bajo el gobierno de Felipe González.

La División Azul cuenta con 300 socios a día de hoy
A cambio de cinco euros, el “socio por un día” –denominación que reciben los visitantes- puede dar un paseo entre la parafernalia guerrerista que adorna sus habitaciones. En cualquier caso, sus objetivos van más allá de lo meramente museístico: según consta en su registro de inscripción, entre sus objetivos figura la “promoción de todo tipo de actividades culturales (conferencias, exposiciones, concursos, viajes, archivos, etc) que contribuyan a difundir la Historia de la División Azul y de otras unidades de voluntarios afines”.

Banderas franquistas y muñecos con simbología nazi de la Fundación División Azul, una organización registrada bajo el gobierno de Felipe González.
Banderas franquistas y muñecos con simbología nazi de la Fundación División Azul, una organización registrada bajo el gobierno de Felipe González.
A día de hoy, la Fundación División Azul cuenta con unos 300 socios. “No tenemos ninguna orientación política. De hecho, tenemos totalmente prohibida cualquier ostentación o exaltación que pudiera incurrir en delito”, aseguró a Público el responsable de esta organización, Alfonso Ruiz de Castro. A su juicio, la Ley de Memoria Histórica no va con ellos, por lo que rechaza que les comparen con la Fundación Nacional Francisco Franco. “No hacemos ninguna exaltación de Hitler, ni de las fuerzas hitlerianas, ni de nada: lo nuestro es la historia”, reitera.

El museo a su cargo recibe una media de cuarenta visitantes al mes. Menos de 500 al año. “Estamos dentro de un tour de una empresa americana, por lo que formamos parte de un recorrido por diferentes museos militares de Madrid”, explica Ruiz de Castro, quien reivindica que en sus escaparates no sólo hay muñecos de estética nazi. “Tenemos una zona dedicada a la guerra civil en la que están los dos bandos, tanto los nacionales como los republicanos, así como un espacio para los españoles que combatieron en el Ejército Rojo y otro para los prisioneros, tanto civiles como militares, que acabaron en los gulags de Rusia”, asegura.

La fundación falangista
El gobierno de Aznar aceptó el registro de la fundación que homenajea a José Antonio Primo de Rivera
Los fans de José Antonio Primo de Rivera también tienen una fundación tan legal como la que homenajea a Francisco Franco. En el caso del jefe falangista, sus devotos consiguieron inscribirse en el Registro Nacional de Fundaciones –a cargo del Ministerio de Cultura- el 26 de noviembre de 1996, cuando España ya tenía a José María Aznar como presidente.

Precisamente, fue su gobierno el que aceptó la inscripción de la entidad falangista, creada –según puede leerse en sus estatutos- para promover el “estudio, desarrollo y extensión de la figura histórica, política y personal de José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia y su entorno histórico y socio-cultural, así como actualizar su pensamiento en relación con la situación socio-política, económica y cultural actual y futura”.

El gobierno de Aznar aceptó el registro de la fundación que homenajea a José Antonio Primo de Rivera.
El gobierno de Aznar aceptó el registro de la fundación que homenajea a José Antonio Primo de Rivera.
Según consta en el registro del Ministerio de Cultura, la dirección física de esta fundación se encuentra en Sevilla. Su actual presidente es José María García de Tuñón Aza, un veterano falangista asturiano. En algunos escritos, este abnegado defensor del yugo y las flechas llegó a cuestionar el número de muertes que se produjeron en el bombardeo fascista contra Gernika, al tiempo que criticó la “propaganda marxista y nacionalista” en torno a ese terrible ataque.

De momento, su fundación no está para grandes obras. Entre sus escasas tareas figura la elaboración de un boletín digital de noticias que aparece un par de veces por semana. En su último número, la institución falangista reproduce un artículo del historiador ultraderechista Pío Moa, quien define a Podemos como un “grupo proetarra, proseparatista, antiespañol, plagado de ignorantes e incultos, abortista (el aborto es la liquidación de vidas humanas indefensas), antifranquista (¡cómo no!), pro LGTBI, esa extraña y siniestra mafia cargada de odio que pretende regular y penalizar no ya la expresión de otras ideas, sino hasta de otros sentimientos que los suyos”.

En un “número especial” publicado en torno al pasado 18 de julio –aniversario del golpe de estado franquista-, la Fundación José Antonio Primo de Rivera publicó un intercambio epistolar entre el franquista Emilio Álvarez Frías –quien forma parte de la Junta de Gobierno del Valle de los Caídos y dirige la publicación “Altar Mayor”- y los ultraderechistas argentinos Mario Caponetto y María Lilia Genta.

El cruce de cartas no tiene desperdicio. “Hoy comenzamos el 18 de julio con los sones de Cara al sol. Este amor a España, aunque suene algo extraño, me lo infundió mi padre que era, cien por cien, descendiente de italianos. Pero España va más allá de la sangre”, relata Genta en una de las misivas enviadas a Álvarez Frías.

El falangista español no se quedó corto en su respuesta: “Como seguramente habrás visto en los medios de comunicación, cada dos por tres sale un imbécil en el Parlamento pidiendo la prohibición de todo lo que huela a falangismo, pidiendo se condene de alguna forma a los que cantan el Cara al Sol, como sucedió en el entierro de Utrera Molina; o solicitando la voladura del Valle de los Caídos, convertirlo en museo de la represión franquista, o en cualquier otra cosa”.

Los hijos de Blas Piñar
Si el gobierno de Aznar no tuvo reparos a la hora de legalizar a la Fundación José Antonio Primo de Rivera, el Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy tampoco vio ningún inconveniente cuando recibió el pedido de inscripción de otra entidad franquista: la Fundación Blas Piñar. La entidad fue creada y registrada en julio de 2014 por los hijos del líder de Fuerza Nueva, fallecido en enero de ese mismo año.

A la hora de fijar sus fines, los herederos del dirigente ultraderechista escribieron: “La promoción, el estudio y la investigación del pensamiento y la obra religiosa, política y jurídica de Blas Piñar López y su contexto sociopolítico, inspirada en los ideales de Dios, Patria y Justicia, para la memoria colectiva del pueblo español”.

El presidente de esta fundación es el general del ejército Blas Piñar Gutiérrez, uno de los siete hijos del fundador de Fuerza Nueva. Su nombre, al igual que el de su padre, está íntimamente ligado a la extrema derecha: en 1980, Piñar Gutiérrez –que por entonces era capitán- suscribió un texto de apoyo a los golpistas del 23-F, mientras que en 2008 fue sometido a arresto domiciliario por sus incendiarias declaraciones contra la cúpula del ejército.

Hasta ahora, esta fundación apenas ha tenido actividad. Una de sus escasas apariciones públicas fue en enero de 2016, cuando sus promotores hicieron una misa de homenaje al ultraderechista en el segundo aniversario de su fallecimiento. También montaron una página web, en la que incluyeron un texto cargado de elogios hacia el sanguinario dictador chileno Augusto Pinochet. Y poco más.

Actualmente, los familiares de Blas Piñar están centrados en la digitalización de su extenso archivo, en el que abundan los discursos y escritos de alto contenido franquista.

Fuente: Diario Público, Dario Balbín

RECIBÍ NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO : ENVIAR