españoles en argentina - querella querella argentina
INICIO -> Artículos -> La Casa Real ofrece sin matices los discursos más franquistas del rey Juan Carlos

30.06.2019 Artículos

La Casa Real ofrece sin matices los discursos más franquistas del rey Juan Carlos

“Figura excepcional” o “ejemplo único de amor a España” son algunos de los términos que utilizaba el monarca para referirse al dictador. Distintos historiadores señalan que esos documentos contradicen la “versión edulcorada del periodo”.

La Casa Real ofrece sin matices los discursos más franquistas del rey Juan Carlos querella argentina

Hay cosas que el tiempo no consigue borrar. Palabras y frases que parecen olvidadas pero que, sin embargo, siguen estando ahí. Escritas. Presentes. La Casa Real ofrece en su archivo digital la colección de discursos de Juan Carlos de Borbón. En esos archivos, disponibles para quien desee encontrarlos, están las intervenciones declaradamente franquistas que el ahora rey emérito pronunció en sus primeros pasos de reinado y sobre las que -según destacan distintos historiadores- jamás realizó autocrítica alguna.

22 de noviembre de 1975. Dos días después de la muerte del dictador, Juan Carlos ofrece su mensaje de proclamación. “Una figura excepcional entra en la historia. El nombre de Francisco Franco será ya un jalón del acontecer español y un hito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea”, lanzaba el rey.

Allí mostró su “respeto y gratitud” hacia quien “durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado”. “Su recuerdo constituirá para, mí una exigencia de comportamiento y de lealtad para con las funciones que asumo al servicio de la patria. Es de pueblos grandes y nobles el saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal. España nunca podrá olvidar a quien como soldado y estadista ha consagrado toda la existencia a su servicio”, agregó.

El archivo de la web de Casa Real ofrece otro discurso del rey de ese mismo día, en ese caso dirigido a las Fuerzas Armadas. “Expreso mi reconocimiento y gratitud a nuestro Generalísimo Franco, que con tanta dedicación y entrega os ha mandado hasta ahora, dándonos un ejemplo único de amor a España y sentido de la responsabilidad”, dijo entonces.

24 horas después, Juan Carlos se dirigió a la Hermandad Nacional de Combatientes, otra entidad declaradamente franquista. A ellos les prometió “marchar con decisión hacia adelante por el camino trazado, perfeccionando y complementando la obra que Franco realizó”. “Hoy, ante vosotros, que fuisteis sus soldados, rindo homenaje a su memoria; y creo que la mejor forma de interpretar su legado es marchar sin detenernos hacia objetivos de justicia social, que den fortaleza y unidad a nuestro pueblo”, apuntó.

Para el historiador e investigador Pablo Sánchez León, estos discursos del monarca “muestran una legitimidad preconstitucional de la Casa Real”. En cualquier caso, Sánchez León cree que si están disponibles en el archivo digital, la institución monárquica “tiene una oportunidad de contar una historia de sí misma distinta”. ¿Cómo? “Si quieren preservar esos discursos ahí, tiene que haber algo a continuación”, sostiene.

A su juicio, estos documentos históricos deberían ir acompañados de una “furibunda crítica”. En ese sentido, plantea que haya un “repositorio” de Juan Carlos como antiguo monarca, y que “los discursos que hablan de Franco estén acompañados de un texto en el que se permita decir que es aberrante que haya habido un rey que un día dijo esas cosas”.

Nada de eso hay en el listado de intervenciones del rey. “El año que finaliza nos ha dejado un sello de tristeza, que ha tenido como centro la enfermedad y la pérdida del que fue durante tantos años nuestro Generalísimo”, puede leerse en el discurso de las Navidades de 1975, donde también destacaba “las enormes calidades humanas y los sentimientos llenos de patriotismo” sobre los que Franco “quiso asentar toda su actuación al frente de nuestra nación”.

Para Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), la Casa Real también debería incluir en su archivo “el video del rey Juan Carlos jurando los principios del Movimiento”. “Si hubiese un ejercicio de transparencia real, se contaría de dónde viene esa sucesión”, indicó a Público.

“Seguramente no es lo mejor para un sistema democrático el que aparezcan textos ensalzando a Franco en la web de Jefatura del Estado”, sostiene por su parte Julián Sanz, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia. En cualquier caso, remarca que “la realidad es que el rey fue colocado como sucesor por Franco y nunca se ha revisado oficialmente la vinculación de Juan Carlos con la dictadura, ni él ha abjurado de la misma”.

“Generalísimo” y “Jefe del Estado”
“Mi recuerdo hacia el Generalísimo, que tantos años presidió esta Pascua Militar y tanta satisfacción sentía al reunirse con sus compañeros de armas”, se lee en el documento “Palabras de Su Majestad el Rey con ocasión de la Pascua Militar”, fechado el seis de enero de 1976. Al mes siguiente, en Berga (Catalunya) aprovechaba la inauguración del embalse de Baells para sostener que “la transformación que España ha tenido en estos últimos años del mandato de Franco, no puede detenerse y se pondrán todos los medios para que este proceso continúe”.

El rey seguía refiriéndose a Franco como “generalísimo” en julio de 1976, cuando acudió a Santiago de Compostela para realizar la ofrenda al apóstol Santiago. “El Generalísimo Franco, que me precedió en la Jefatura del Estado, os presentó personalmente esta ofrenda en varias ocasiones”, dijo entonces. Algo parecido hizo ese mismo mes en Ferrol, donde recordó que esa localidad gallega “fue la cuna del Generalísimo, gran figura de nuestra historia, a quien me honro en renovar un público homenaje en esta ciudad cuyo nombre egregio va unido para siempre al del más ilustre de sus hijos”.

En febrero de 1977 –apenas cuatro meses antes de las primeras elecciones democráticas-, el rey aprovechó una visita a la Academia General Militar para “rendir en este momento tributo al esfuerzo de dos grandes soldados que pasaron ya a la Historia y que fueron los artífices del acontecimiento que festejamos: el general Primo de Rivera, creador de la Academia General Militar, y el Generalísimo Franco, su primer director”.

De hecho, la biografía oficial de Juan Carlos de Borbón que ofrece la Casa Real en su web evita también referirse a Franco como dictador. “Tras la muerte del anterior Jefe del Estado, Francisco Franco, Don Juan Carlos fue proclamado Rey el 22 de noviembre de 1975, y pronunció en las Cortes su primer mensaje a la nación, en el que expresó las ideas básicas de su reinado: restablecer la democracia y ser el Rey de todos los españoles, sin excepción”, señala el texto.


“Refleja el pasado”

Para Sánchez León, la inclusión de estos discursos sin matices no es más que “otro ejemplo de la delgada línea de sombra que separa lo absolutamente abyecto e inconstitucional, propio de un régimen criminal, y un orden constitucional”.

El historiador José Babiano no ve mal que “esté el conjunto de los discursos”, ya que “refleja un pasado sin torcerlo”. De hecho, sostiene que “puede contribuir a contradecir una versión edulcorada del periodo, de su papel y de la transición”. “Los primeros discursos están vinculados al origen, y el origen es que fue Franco quien le nombra. Hubiera sido peor quitarlos, porque hubiese sido un intento de blanqueamiento”, subrayó.

En ese contexto, Babiano apunta que por parte del rey "no hubo una autocrítica" sobre ese tipo de discursos, al tiempo que "nunca volvió a repetir los elogios de 1976". "Lo hizo cuando no le quedaba más remedio para ser el jefe del Estado. Una vez que lo consigue, todo eso ya queda olvidado", apuntó.

Público contactó también con la Casa Real para conocer si en alguna ocasión se ha estudiado la posibilidad de contextualizar estos discursos. De momento no ha habido respuesta.

Fuente: Diario Público

RECIBÍ NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO : ENVIAR